top of page

Las promesas que le hacemos a Dios nos mantienen encarcelados, frustrados y cansados

Porque si no cumplimos esas promesas empezamos a juzgarnos, nos encarcelamos con nuestros pensamientos y nos cansamos. Lo que Dios quiere es que nosotros reconozcamos que Jesús vino aquí a la tierra para salvación de nosotros. Jesús es el ejemplo de vida de cómo el padre quiere que caminemos. Jesús conocía al padre, nosotros tenemos que aprender a conocer al padre en vez de hacer promesas sin cumplir … aprendamos lo que Dios dice de nosotros; aprendamos las promesas que Dios tiene para nosotros. Cuando Jesús resucitó a lázaro no le dijo: “Padre si tú revives a lázaro; Yo te prometo que voy a hacer esto” no dijo eso. Él dijo mi padre me oye y Él escucha lo que estoy diciendo porque conocía al padre. Juan 11:41-42 41 Entonces quitaron la piedra. Jesús, alzando la vista, dijo:

—Padre, te doy gracias porque me has escuchado. 42 Ya sabía yo que siempre me escuchas, pero lo dije por la gente que está aquí presente, para que crean que tú me enviaste.



35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page